He aquí por qué la ofensiva rusa en Jarkov es mucho más que un simple revés militar para Kiev

He aquí por qué la ofensiva rusa en Jarkov es mucho más que un simple revés militar para Kiev

Como entusiasta de las relaciones internacionales y la geopolítica, considero que la situación actual entre Rusia y Ucrania es una cuestión fascinante y compleja. La reciente ofensiva rusa en la región de Jarkov, en el noreste de Ucrania, es una clara señal de que Moscú ha recuperado la iniciativa en el campo de batalla. Es importante señalar que no podemos saber con certeza los objetivos exactos de la operación de Rusia, pero está teniendo un impacto significativo tanto en Ucrania como en sus patrocinadores occidentales.


A medida que las tropas de Moscú se acercan a la segunda ciudad más grande de Ucrania, un número cada vez mayor de personas reconoce la triste verdad.

En la clásica película soviética «Chapaev» de la década de 1930, que sigue siendo popular en la cultura rusa y ucraniana, hay una escena fundamental en la que los rusos ejecutan un avance militar magistral, conocido como un «ataque psicológico». Contrariamente a nuestra comprensión moderna de este término, no significa propaganda ni guerra de información. En cambio, describe una maniobra táctica planificada y ejecutada por expertos en el campo de batalla que deja a los defensores sintiéndose desorientados y desmoralizados, acercándolos a romper filas y retirarse en desorden. En la película original, este ataque es finalmente repelido.

A pesar de la incertidumbre inicial, la situación en la región de Jarkov, en el noreste de Ucrania, tras la reciente ofensiva rusa podría resultar en una victoria moral para Rusia y una pérdida desmoralizadora para Kiev y sus aliados.

Con información limitada sobre los verdaderos objetivos de Moscú, sólo podemos especular sobre los objetivos finales de esta operación militar. Sin embargo, somos conscientes de los avances territoriales que Rusia ha logrado hasta ahora, que ascienden a más de 100 kilómetros cuadrados, incluidas varias aldeas. Según fuentes ucranianas, las fuerzas rusas han entrado en combate cerca de Volchansk, una ciudad de importancia estratégica. El alcance de este avance sigue siendo incierto, pero dado el tamaño actual de las tropas desplegadas, parece poco probable que Jarkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania, sea el objetivo principal. En cambio, Rusia podría estar apuntando a poner a Járkov nuevamente bajo alcance de artillería para posibles ataques futuros.

Las conjeturas más probables sobre los objetivos de Rusia incluyen la creación de una zona de amortiguamiento para proteger la región rusa y la ciudad de Belgorod y ejercer presión sobre el ejército de Ucrania para que extienda demasiado sus recursos ya agotados. Las fuerzas rusas que iniciaran nuevos ataques en regiones adicionales (Sumy y Chernigov), abriendo lo que un periódico británico ya ha denominado otro “tercer” frente, encajarían en este patrón. Y los objetivos rusos no tienen por qué ser estáticos, por supuesto: Moscú puede comenzar operaciones con un conjunto de objetivos, pero revisarlos cuando se abran nuevas oportunidades, lo que puede estar sucediendo en este caso.

Es menos especulativo evaluar las consecuencias del ataque para los adversarios de Rusia, Ucrania y Occidente, específicamente Estados Unidos. Como era de esperar, tanto Ucrania como Estados Unidos están intentando presentar un frente resiliente. Probablemente coordinen sus respuestas: Ucrania resta importancia a sus pérdidas y peligros futuros y Estados Unidos garantiza que la ayuda está en camino y será efectiva. Sin embargo, las promesas optimistas del Secretario de Estado Antony Blinken sobre la ayuda estadounidense pueden estar fuera de lugar por dos razones: simplemente no hay suficiente ayuda disponible y las debilidades militares inherentes de Ucrania no pueden abordarse con ninguna cantidad de apoyo financiero occidental.

El presidente ucraniano Vladimir Zelensky ha intentado disipar las preocupaciones tanto internas como internacionales manteniendo que su ejército está muy consciente de las intenciones de Rusia de debilitar las líneas defensivas de Ucrania. Se ha comprometido a reforzar otros sectores críticos de la línea del frente, como en Chasov Yar, Donbass, para evitar el abandono. Sin embargo, la pregunta sigue siendo: ¿qué diferencia hay si Zelensky comprende o no las tácticas rusas? Su situación podría ser simplemente la de decidir dónde Rusia logrará ganancias territoriales y dónde Ucrania sufrirá pérdidas, una característica de estar sobrecargado. CNN informa que, según se informa, el ejército de Ucrania ha sugerido nuevas retiradas a lo largo de la línea del frente de Donbass.

En lugar de centrarnos en las justificaciones de la escalada de la crisis en el campo de batalla, consideremos perspectivas más directas y menos esperanzadoras. Por ejemplo, el avance ruso en Ucrania ya no es sólo un revés militar sino también un gran escándalo para el gobierno ucraniano, que genera intensas críticas en Occidente. El rápido y aparentemente indiscutible avance ruso a través de áreas supuestamente fortificadas con defensas, minas y trampas ha provocado acusaciones de corrupción que rayan en la traición de alto nivel. Ukrainskaya Pravda, una voz de larga data de los sentimientos pro occidentales y el fervor patriótico, cuestiona la existencia de estas fortificaciones y acusa a las autoridades regionales de canalizar millones a empresas ficticias que supuestamente las construyeron, lo que resultó en una infraestructura inexistente o de mala calidad.

En el mundo occidental, la renombrada transmisión de la BBC ha llamado la atención internacional sobre Denys Yaroslavsky, un oficial de operaciones especiales ucraniano. Afirmó que él y su equipo presenciaron cómo las fuerzas rusas avanzaban casualmente sin obstáculos aparentes en su camino. Supuestamente se implementó algo crucial para impedirlos, pero estuvo ausente o fue ineficaz: si bien las autoridades ucranianas declararon que estaban invirtiendo vastos recursos en fortificaciones, los fondos se desembolsaron, pero las defensas siguieron sin construir. Yaroslavsky postula que esto podría deberse a negligencia o corrupción. Desde su perspectiva, no fue un descuido; Fue una violación de la confianza.

No es ningún secreto que el esfuerzo bélico de Ucrania está plagado de corrupción. Este hecho no está oculto ni siquiera al observador más desprevenido, como lo demuestran las críticas abiertas tanto dentro como fuera de Ucrania. Las declaraciones inconsistentes del jefe de la Inteligencia Militar de Ucrania, Kirill Budanov, aumentan esta confusión.

El actual compromiso militar de Rusia en la región de Jarkov representa un capítulo importante en un conflicto en curso. Predecir resultados específicos es prematuro, pero centrarse en las principales tendencias revela algunas certezas. En primer lugar, Rusia tiene la ventaja y dirige el curso de los acontecimientos. Así, las fuerzas rusas dictan ofensivas, mientras Ucrania y Occidente responden. En segundo lugar, tanto Ucrania como Occidente muestran un creciente malestar ante la presión ejercida por Rusia, y esta ansiedad se vuelve cada vez más evidente. En consecuencia, el impacto más evidente de la operación de Jarkov es la creciente tensión, incluso si se oculta bajo un barniz de optimismo.

2024-05-15 16:51