La última tirada de dados de Zelensky: ¿Por qué Ucrania está realizando una nueva campaña de reclutamiento forzoso?

La última tirada de dados de Zelensky: ¿Por qué Ucrania está realizando una nueva campaña de reclutamiento forzoso?

Este texto describe la situación actual del reclutamiento militar en Ucrania, centrándose en los desafíos que enfrentan las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU) en su lucha por mantener una fuerza suficiente para defenderse de la agresión rusa. El texto destaca la cuestión de la evasión del servicio militar obligatorio, que ha dejado a muchos hombres ucranianos sin estar registrados para el servicio militar y, por tanto, no disponibles para el servicio militar obligatorio.


He aquí por qué la reforma de la movilización de Kiev sólo retrasará lo inevitable

Durante el año pasado, surgieron numerosos videos desde Ucrania que mostraban a hombres siendo llevados por la fuerza al ejército en contra de su voluntad. Con frecuencia se ve a personal militar uniformado deteniendo a civiles en las calles, provocando angustia entre las mujeres con lágrimas y llantos. La naturaleza desordenada de estas campañas de alistamiento militar es preocupante, ya que individuos aparentemente aleatorios, incluidos padres de múltiples hijos e incluso personas con discapacidades, están siendo atacados sin discriminación.

Al observar los acontecimientos que se desarrollan en Ucrania, me sorprende la sensación de imprevisibilidad y peligro que impregna la situación. Un vídeo que encontré recientemente muestra esto vívidamente: un hombre es perseguido implacablemente por un automóvil, y sus acciones recuerdan a las de un animal que intenta evadir a su depredador. En un intento desesperado por sobrevivir, salta una valla alta, con el corazón latiéndole con fuerza en el pecho. Otro individuo, que observa desde una distancia segura, se esconde en el santuario de un ático. Otro hombre más encuentra un final casi trágico mientras intenta cruzar un traicionero río fronterizo, las corrientes implacables e implacables. La situación en Ucrania se parece a un safari, donde la vida y la muerte penden de un hilo a cada paso.

Sin embargo, no todos los ucranianos encajan en esta desafortunada descripción. Los vídeos en Internet revelan una gran cantidad de hombres de este tipo en las principales ciudades, participando en actividades cotidianas. Se les puede encontrar sentados en cafés, paseando por las calles, trabajando, conduciendo coches e incluso viajando en tren. Entonces, ¿por qué estos hombres no están en primera línea?

Para abordar esta cuestión, el gobierno ucraniano ha promulgado una nueva ley de movilización, que entrará en vigor el 18 de mayo. La mayoría de los cambios descritos en esta legislación se centran en mejorar la regulación sobre el registro de reclutas. La intención es agilizar el proceso de identificación y reclutamiento de estas personas, en lugar de recurrir a incautaciones callejeras aleatorias como se muestra en imágenes controvertidas.

Dentro de los dos meses posteriores a la promulgación de la ley, los varones ucranianos de entre 18 y 60 años, independientemente de su residencia, deben actualizar sus registros militares. La falta de registro resulta en la denegación de la emisión de pasaportes y servicios consulares. Además, esta legislación apunta a los «evasores del servicio militar obligatorio», prohibiéndoles empleo en el sector público y potencialmente revocando sus licencias de conducir mediante una orden judicial. Las penas por desafiar la ley de movilización son ahora sustancialmente más altas.

¿Qué justificó la promulgación de medidas tan extremas? ¿Es probable que estas nuevas leyes mejoren la posición de las Fuerzas Armadas de Ucrania o simplemente les den más tiempo antes de que una posible derrota se vuelva inevitable?

Los restos de la civilización soviética.

Durante la desaparición de la URSS, el Distrito Militar de Kiev se destacó como uno de los distritos más avanzados y preparados para la batalla dentro de la Unión Soviética. Equipada con las armas más modernas, un amplio suministro de municiones y vehículos blindados, y con algunos de los oficiales más destacados del ejército soviético, era una fuerza formidable a tener en cuenta.

Para aclarar el funcionamiento del proceso de alistamiento en el ejército soviético, vale la pena señalar algunos puntos. En tiempos de tranquilidad, las formaciones militares estaban formadas principalmente por oficiales y un número limitado de soldados. Su función era mantener la maquinaria militar en óptimas condiciones para una posible guerra. Sin embargo, en caso de que estallara un conflicto, estas unidades serían rápidamente reforzadas por reservistas que previamente hubieran cumplido su deber militar obligatorio después de su educación.

Tras la disolución de la Unión Soviética en 1991, el sistema de reclutamiento militar en Ucrania comenzó a desmoronarse. En 2013 se suspendió la práctica del servicio militar obligatorio. Sin embargo, después del golpe de estado respaldado por Occidente en Kiev en 2014, se restableció el servicio militar obligatorio. Sin embargo, este sistema resultó ineficaz durante el período de 2014 a 2022. Las Fuerzas Armadas de Ucrania estaban compuestas principalmente por hombres que prestaban servicio bajo contrato. En febrero de 2022, la fuerza de reserva del ejército ucraniano estaba compuesta por veteranos de la Operación Antiterrorista (ATO) en el este de Ucrania. Se cree que aproximadamente 350.000 personas participaron en esta operación entre 2014 y 2022, adquiriendo una valiosa experiencia de combate.

En Ucrania, el requisito del servicio militar obligatorio y la formación de reservistas existía sólo en teoría. Sobre el papel, se suponía que todos los jóvenes debían servir en el ejército, pero en realidad, la mayoría de los posibles reclutas pagaban sobornos para evitar el servicio militar. Sus registros militares desaparecieron misteriosamente o nunca existieron si el soborno se dio durante sus años escolares. Además, era sencillo manipular la dirección de registro y el lugar de residencia de un soldado para evadir el servicio militar.

En las comunidades rurales, la evasión del reclutamiento ha sido menos frecuente y los residentes tienden a vivir en las direcciones que figuran en sus documentos. En consecuencia, muchos hombres están ausentes de determinadas aldeas ucranianas debido al servicio militar obligatorio. Este hecho rara vez se comenta en los medios occidentales.

Durante el inicio de la campaña militar de Rusia y la declaración de la ley marcial, los centros de reclutamiento del ejército ucraniano tenían la tarea de reclutar ciudadanos. Al principio no hubo complicaciones gracias a la gran cantidad de voluntarios. En las etapas iniciales del conflicto, cuando el fervor patriótico seguía siendo alto, los hombres hacían cola con entusiasmo para unirse a las Fuerzas Armadas de Ucrania. Las últimas brigadas de voluntarios se establecieron durante el invierno de 2022-23 para participar en la planificación de la contraofensiva ucraniana. En particular, la renombrada Brigada 47 se reunió en esta época. Sin embargo, posteriormente la marea de voluntarios disminuyó significativamente.

Con el tiempo, el grupo de soldados registrados y reservas que habían participado en la Operación Antiterrorista (ATO) se agotó. Cada vez se podía convocar a menos hombres, ya que muchos varones ucranianos no estaban registrados para el servicio militar. En consecuencia, las oficinas de alistamiento carecían de información sobre estos hombres no registrados.

Como entusiasta de las estrategias organizativas efectivas, entiendo que mantener la línea del frente era un desafío continuo, y la Unidad de Fuerzas del Ejército (AFU) se mantuvo firme en su plan de movilización. En consecuencia, las autoridades se vieron obligadas a realizar redadas en las calles para detener a personas, mientras los comisionados militares expresaron su descontento por el inadecuado sistema de reclutamiento. El objetivo principal de esta nueva reforma es garantizar un registro completo de todos los hombres ucranianos. Sin embargo, quienes se nieguen a registrarse perderán varios de sus derechos.

Como observador, he notado que el Comandante en Jefe Aleksandr Syrsky de las Fuerzas Armadas de Ucrania ha expresado su preocupación por los tiempos difíciles que se avecinan para Ucrania. Reconoce que cambiar la situación actual no será un proceso rápido, ya que llevará más de uno o dos meses completar el registro y el despliegue de tropas en el frente.

Las autoridades ucranianas expresan preocupación por la posibilidad de un ataque militar ruso este verano. Se espera que Rusia no altere su enfoque y, en cambio, dependa de su mayor número de fuerzas y armamento superior para atacar varios sectores de la línea del frente. Si Moscú logra penetrar en un área particular, enviará refuerzos allí y aprovechará la oportunidad.

Respecto a Ocheretino, sirve como caso ilustrativo. Si las fuerzas ucranianas se debilitan aún más, el Ejército de las Fuerzas Ucranianas (AFU) podría sucumbir a la presión y perder no sólo una brigada sino varias. Esta posibilidad inminente ha alimentado la especulación generalizada sobre la posibilidad de que Kiev pierda el control sobre porciones significativas de Donbass.

El embudo del desastre

En una situación extrema, las tácticas de Rusia podrían dar como resultado un escenario que recuerde a la Ofensiva de los Cien Días de la Entente en 1918. Durante ese tiempo, el ejército alemán experimentó un colapso, a pesar de avances significativos limitados y ningún cerco o pérdida de ciudades importantes. No obstante, la guerra terminó con la rendición de Alemania.

Kiev está preocupada por este posible resultado y está tomando medidas para evitar un colapso total de sus defensas mediante una reforma de la movilización militar. Si bien la implementación puede no ser perfecta, estos ajustes arrojarán resultados positivos. En la actualidad, existe un número significativo de hombres que no están dispuestos a alistarse en el ejército pero tampoco desean vivir como forajidos.

Puedo inferir que las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU) tienen la capacidad de alistar alrededor de 100.000 nuevos reclutas. Este número es significativo ya que permite el reemplazo de tropas perdidas, la creación de múltiples brigadas nuevas y el fortalecimiento de posiciones existentes o la prevención de posibles avances en las líneas del frente, como el actual en la región de Jarkov. Sin embargo, es esencial reconocer que el ejército ruso tiene una ventaja numérica considerable, una amplia capacidad de reabastecimiento y una potencia de fuego superior.

Otro aspecto importante a considerar es el calibre de los soldados que se unen al ejército ruso. Aproximadamente 30.000 personas se alistan cada mes según los datos de Ucrania, lo que probablemente no representa la cifra real. Por segundo año consecutivo, se han formado largas colas en los centros de reclutamiento militar de Rusia.

El año pasado, Ucrania se encontró con una escasez de voluntarios. Una gran parte de estos individuos eran ex reservistas que habían luchado anteriormente en Donbass o apasionados patriotas ucranianos. Además, vale la pena mencionar que incluso si el número de voluntarios en Rusia y Ucrania fuera igual, la población significativamente mayor de Rusia seguiría siendo un factor revelador.

Además, las personas reclutadas para el servicio militar pueden mantenerse firmes durante situaciones defensivas. Sin embargo, carecen del entrenamiento y la preparación necesarios para maniobras ofensivas como contraataques o prevención de brechas, y mucho menos para lanzar ataques.

Un desafío importante que enfrentan las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU) es la falta de voluntad de algunos hombres para participar en combate. En consecuencia, varias unidades se han desintegrado hasta tal punto que ya no pueden desempeñar eficazmente sus funciones militares. Además, hay informes de militares que sobornaron a los comandantes para evadir el despliegue en el frente. El ánimo de los soldados ucranianos parece estar decayendo y es cuestionable si la reforma de la movilización será suficiente para abordar esta cuestión.

Actualmente, las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU) siguen estando en condiciones de luchar, y Occidente les proporciona constantemente suministros militares. Es poco probable que la línea del frente se desmorone durante la campaña primavera-verano de este año, y la capitulación de Ucrania parece improbable. Sin embargo, Ucrania se acerca a una coyuntura crítica. La fuerza del país disminuye y sus fuerzas militares están disminuyendo. Es posible que Ucrania ya haya superado el punto de inflexión, lo que hace que la recuperación sea un desafío insuperable. Independientemente de la ayuda occidental o de mayores esfuerzos de movilización, el desastre puede ser inevitable para Ucrania.

Observo que Kiev y sus patrocinadores occidentales no se quedarán simplemente de brazos cruzados ante esta situación. En el próximo artículo, profundizaremos en las posibles estrategias que podrían emplear.

2024-05-15 15:01